Escudo del Foro

 Foro de Seguridad

  Foro de Profesionales Latinoamericanos de Seguridad

< Anterior

Siguiente >.

  

  InicioArtículos > Disciplinas4138

 

 

 Inicio 

 El Foro

 Noticias

 Capacitación

 Biblioteca

 Eventos

 Instituciones

 

 Site Map

 Contacto

El fraude y las crisis financieras

Una crisis financiera brinda un contexto favorable para la comisión de delitos de fraude

Por Walter Larriva
 

 

Las conductas fraudulentas son inherentes al ser humano, estas conductas tienden a racionalizar determinadas circunstancias dentro de un contexto favorable. Una crisis financiera, de envergadura como la que esta atravesando el mundo es un contexto altamente favorable para la comisión de este tipo de delitos.

Por ejemplo los aumentos en el índice de desempleo y la existencia de una economía informal importante pueden impactar de lleno en el presupuesto de la hacienda pública a partir de esquemas de emisión de facturas falsas para desgravar servicios que no se han ejecutado. Esta hipótesis ya esta siendo evaluada por fiscales de delitos económicos en Europa, quienes entienden que la única herramienta que les permitirá mitigar el impacto de estas maniobras es la de la Prevención del Delito.

En el ámbito de las empresas, la reducción de puestos de trabajo puede traer aparejado un desbalanceo en los controles que las compañías tenían implementado, provocando esta circunstancia un riesgo evidente para que sucedan fraudes u otro tipo de delitos corporativos.

La pérdida o la percepción de la pérdida del empleo y la reducción de la actividad económica, en ocasiones animan a los individuos a buscar el aseguramiento de sus ingresos a partir de conductas irregulares o socialmente reprochables.

Bajo estas circunstancias las hipótesis de Fraude recrudecen a lo largo y ancho de la empresa por Ej.; retornos en operaciones financieras o de cambio de monedas, sustracción de mercaderías dentro de la empresa, ajustes inapropiados al stock, aumentos de siniestralidad (auto robo) en el transporte de bienes de cambio, contrataciones de servicios inexistentes o con sobreprecios, apropiación indebida de cobranzas, etc. La razón principal para que esto suceda es la percepción negativa de las personas respecto a su futuro, la probabilidad incierta de mantener sus ingresos y las debilidades estructurales en los sistemas de disuasión y prevención de fraudes.

Otra de las características que se han observado durante las crisis relacionadas con los hechos de fraude, tienen que ver con la estrategia y el riesgo que asume quien las lleva adelante. En períodos de crisis severas se observan maniobras de fraude en la cual el perpetrador asume muchos mas riesgos que los habituales y descuida el modo de llevar adelante el delito.

En este contexto, el cuarto elemento que conforma el cuadrado del Fraude, la inteligencia, no siempre esta presente.

La experiencia profesional demuestra que los fraudes aumentan cuantitativamente durante las épocas de crisis, y su visualización se manifiesta entre los 18 o 24 meses posteriores al final de la misma, una vez que se recupera la capacidad de análisis y control por parte de las compañías.


Bajo estas circunstancias las compañías deben implementar en forma profesionalizada procedimientos disuasivos y preventivos antifraude que sirvan como una clara señal emitida por la alta gerencia, para tratar de neutralizar las amenazas que las crisis traen aparejadas y paralelamente recuperar rentabilidad neta, ya que por lo general al identificarse esquemas de fraude, automáticamente se eliminan los costos ocultos que se venían generando y aumenta el resultado de la última línea.
 

 

 

Walter Larriva es consultor experto en Análisis de Riesgos y Prevención de Fraudes.

.

 

Usted está en   http://www.forodeseguridad.com/artic/discipl/4138.htm

Incorpórese a este Foro profesional •  Capacítese en seguridad  •  Reciba gratis nuestro Boletín