Escudo del Foro

 Foro de Seguridad

  Foro de Profesionales Latinoamericanos de Seguridad

< Anterior

Siguiente >.

  

  InicioArtículos > Disciplinas > 4030

 

 

 Inicio 

 El Foro

 Noticias

 Capacitación

 Biblioteca

 Eventos

 Instituciones

 

 Site Map

 Contacto

Manejo y resolución de crisis con rehenes

El concepto de crisis es genérico y contiene la toma de rehenes

Por Eduardo M. Arizaga


 

 
Hace ya bastante tiempo que venimos escuchando hablar de distintos incidentes con toma de rehenes.
En cada situación, los medios referir la intervención de un negociador. Se infiere que éste será aquella persona que pueda, mediante diferentes técnicas, brindar una alternativa válida más para resolver el incidente. El título otorgado a tal sujeto es el de "Negociador de rehenes", aunque lo correcto sea hablar de equipo de negociación.
En sí, tal etiqueta ha quedado hoy en día y a escala global, caduca. He aquí, el porqué del título: Crisis es un término amplio, que contiene no sólo una toma de rehenes. A fin de desarrollar el tema con cierta profundidad, repasaremos el origen moderno de los conceptos de negociación en crisis.

Los inicios del trabajo profesional ante crisis con rehenes

 

Las décadas de los '60 y '70 estuvieron signadas por diferentes eventos violentos que no se encontraban contenidos por conflicto bélico alguno. La violencia en ocasión de una guerra es algo que la sociedad tiene más o menos aceptado. Con esto no quiero significar que la guerra sea soportada socialmente sino que es usual suponer que en toda conflagración bélica habrá violencia.
 
Ya a fines de los años 60 se comienzan a vislumbrar hechos violentos que se salen de los hasta entonces conocidos. El terrorismo era una figura que si bien resultaba antigua en la historia mundial, el común de la gente no lo tenía presente por ese entonces. Se suceden para dicha época los primeros secuestros de aviones y personalidades que, alcanzarán en la década siguiente, su clímax.
 
No existía entonces una respuesta adecuada al problema. Las fuerzas policiales se hallaban inermes. El clásico ejemplo, es la masacre de Munich en septiembre de 1972. La policía de Munich no puede resolver felizmente la situación y mueren 11 rehenes y 1 oficial de policía, junto a 10 terroristas.
Dicho evento es recordado a nivel de las fuerzas de seguridad como aquel que da nacimiento a los grupos tácticos o de operaciones especiales ( GSG 9, GIGN, SO19, etc.).
 
Pero, cabe indicar que, aquel concepto - unidad especial de respuesta - es anterior al hecho. Dichos equipos tienen su orígen con diferentes variantes allá por los años 20, con las escuadrillas volantes de la Polícia Municipal de Shangai en China continental y posteriormente con la creación de la unidad SWAT de la Policía de Los Angeles, EE.UU en 1966/67.
Munich, llevó a repensar o a "crear" el concepto de negociación y manejo de crisis en casos de toma de rehenes.
Tales situaciones que sí eran comunes en conflictos entre naciones, se resolvían usualmente con la presencia de diplomáticos y negociadores expertos que lograban o no liberar a los cautivos a cambió de algo o con la amenaza del uso de la fuerza extrema.

 
En EEUU, el Departamento de Policía de la ciudad de Nueva York, observa que una confrontación del tipo de la de Munich atenta contra la vida de los retenidos, así como la de los policías y demás agentes intervinientes sin olvidar al público en general. Harvey Schlossberg y Frank Bolz, de dicha fuerza, desarrollan entonces, una serie de directivas que tienen como meta aplicar tácticas que permitan la resolución de este tipo de conflictos con la menor perdida de vidas posible.

 

Qué  opciones tiene la policía frente a una toma de rehenes

 


Advierten así que, ante una toma de rehenes, la policía tiene diferentes opciones;
1) contener y negociar;
2) el uso de agentes químicos;
3) el uso de tiradores selectos y por último,
4) el uso de la fuerza mediante el asalto.
 
Al plantear la negociación, resulta una constante, la velada (y no tanto) amenaza del uso de la fuerza. Crearon así, el primer equipo de negociadores de rehenes en el mundo.Ellos establecieron estos principios: 
· Contener el incidente.
· Negociar.
· Comprender la psique del captor.
· Reconocer la necesidad de dejar pasar el tiempo.
· No perder vidas.

Aún hoy en día, pasados 30 años, tales máximas siguen siendo de rigor. Ellos establecieron el denominado enfoque suave al problema en contraste con el enfoque duro, de exclusivo uso de la fuerza.
A lo largo de toda la década del 70, los incidentes se multiplicaron. Igualmente aumentaron la cantidad de grupos que contenían y resolvían las situaciones. La experiencia fue modificando las pocas normas establecidas. La investigación instaura nuevas reglas.
 
A la cabeza de toda negociación, se halla la imperiosa necesidad de salvar las vidas de los rehenes. El aumento de los incidentes llevó a la progresiva especialización de los operadores. Al comenzar los años 80, los equipos tácticos y los de negociación se hallaban solidamente establecidos, tanto en los EE.UU como en diferentes países europeos (Reino Unido, Francia y Alemania). Ante una toma de rehenes, los amateurs habían sido dejados de lado.

El trabajo profesional frente a la crisis

 

Gracias a los denodados esfuerzos de un grupo de especialistas, la negociación en situaciones de toma de rehenes, se convirtió en la regla. Nueva York y Los Angeles no eran las únicas ciudades con unidades de resolución; por todos los EE.UU se habían diseminado las mismas al igual que en Europa.

 
Al establecer procedimientos estándar de operación y sistematizarlos; todos y cada uno de los integrantes de una fuerza policial podían responder en forma efectiva al evento.

 
El FBI estableció también sus propias reglas, creando también una unidad de negociación que trabajaba en forma estrecha con la Unidad de Ciencias del Comportamiento.
En todos los casos, siempre se hallaba presente o disponible un psicólogo (de primordial relevancia para poder contar con una evaluación del sujeto captor).
 
Existen por supuesto, dentro de la historia, algunos "mitos" respecto de los negociadores.
Es usual que se escuche decir que los mismos deben formar parte del grupo táctico que amenaza con el uso de la fuerza. Al respecto cabe indicar que si bien es posible que se de tal situación, la misma no es la regla. Al contrario podríamos decir sin temor al error que hay muy pocos equipos de negociación o negociadores que sean miembros de un grupo táctico e incluso que la posición de negociador sea rotada entre los miembros del mismo.
 
El ejemplo que se pone sobre el tapete usualmente es el del SWAT de Los Angeles (llamado también el modelo de negociación de la costa oeste), pero por otro lado, las policías de Nueva York, Chicago, Miami, Washington, Londres, entre otras poseen a su vez ambas especialidades en forma separada.
Pero, lo que sí resulta necesario es que - separados o no - realicen un entrenamiento conjunto. Otra clásica postura es el nunca decir NO. También lo fue, el no realizar concesiones. 
 
En referencia a esto último, durante la 3° Conferencia Anual de la Asociación de Negociadores de Rehenes del Estado de Florida, en los EE.UU, uno de los disertantes, supervisor de la Unidad de Negociación en Crisis del FBI dijo que, " durante años esa fue la técnica, hoy en día podemos decir que a veces es necesario hacerlas. La palabra que prima hoy en día es DEPENDE".
 
El último mito que mencionare es el del omnipotente negociador que todo lo puede y decide.
La negociación se da entre dos personas pero con una trampa, el que esta del lado de la ley tiene tras de sí un equipo que le da apoyo. Siempre lo habrá. Podrá tener más o menos gente pero nunca es uno solo el que interviene.
 
Generalmente un grupo de trabajo tiene un negociador primario, uno o varios secundarios, un psicólogo, un especialista en inteligencia, uno o varios técnicos y diferentes enlaces.
Más aún, los ojos del equipo de negociación están en los miembros del equipo táctico y viceversa, el negociador se convierte en uno de los más preciados agentes de información del grupo táctico. Resolver un incidente no recae sobre el "solitario" negociador de películas. Es el resultado de un esfuerzo mancomunado. Existe una estructura.

No todas las crisis se desarrollan con rehenes

 

Finalmente y, luego de este merodeo, hemos llegado al título que nos ocupa.
¿Porqué hemos hablado de manejo y resolución de crisis y no de toma de rehenes? La respuesta es sencilla, y algo adelantamos al comienzo; no siempre hay rehenes. Pero, aún sin ellos, eso no significa que no haya que utilizar tanto al equipo de negociación como al equipo táctico.
Un suicida, un secuestro, una barricada, una toma de cárcel sin rehenes, entre otros eventos implican la necesidad de negociar inicialmente. 
 
Ello ha provocado el desarrollo de nuevas técnicas tanto para el que negocia como para el que debe usar la fuerza. Incluso en algunos países se ha comenzado a utilizar al negociador para realizar allanamientos riesgosos en los que es inminente una respuesta armada por parte de los allanados. Por su parte los miembros de los grupos de operaciones especiales modifican a su vez sus tácticas.
 

El concepto de crisis es genérico y contiene la toma de rehenes. 

El manejo y la resolución de crisis ha sido llevada así incluso al sector privado donde es usual entrenar al personal de cierta jerarquía en la contención de la violencia en el lugar de trabajo. Hoy en día y específicamente en Europa y EE.UU se entrena incluso al personal docente en el manejo de crisis.
Obsérvese que la utilización de la palabra crisis no constituye entonces un eufemismo, más bien refiere a la extensión práctica de los diferentes problemas que enfrenta hoy en día la sociedad y la respuesta que el profesional debe dar a los mismos.

NR: Este trabajo constituye sólo una aproximación personal al problema. No contiene en sí información alguna que no pueda ser de conocimiento público. No se ha hecho referencia alguna a tácticas y/o técnicas específicas.


 

Eduardo Arizaga es un experto argentino en resolución de crisis con rehenes. ¡Gracias, Eduardo!

 

 

Usted está en http://www.forodeseguridad.com/artic/discipl/disc_4030.htm

Incorpórese a este Foro profesional •  Capacítese en seguridad  •  Reciba gratis nuestro Boletín