Escudo del Foro

 Foro de Seguridad
  Foro de Profesionales Latinoamericanos de Seguridad
< Anterior

Siguiente >.

  

 InicioArtículos > Reflexión >  8024
   

 

 

 Inicio 

 El Foro

 Noticias

 Capacitación

 Biblioteca

 Eventos

 

 Site Map

 Contacto

 

La experiencia de las cárceles privadas en Brasil

Una síntesis de la conferencia del Dr. Frederico Perry Vidal en el World Security Congress



EL SISTEMA PENITENCIARIO EN BRASIL

El sistema penitenciario brasileño ocupa:

 

  Total de establecimientos  

855

  Cárceles públicas

459

  Casas de albergue 

3 2

  Centros de observación

5

  Colonias agrícolas e industriales

16

  Hospitales de custodia

24

  Penitenciarías

31

 

Las plazas en el sistema son:

 

 Total de plazas 

 125,851

     Plazas para hombres

120,612

     Plazas para mujeres 

5,239 

 Población carcelaria actual

153,128

     Hombres 

147,621

     Mujeres

5,507

     Penitenciarías

31

 Población carcelaria en deleg. Policiales o estatales

69,898

     Hombres

65,239

     Mujeres  

 4.659

 Total general de prisioneros 

223,026

     Hombres

212,860

     Mujeres 

10,166

 

LOS SISTEMAS PENITENCIARIOS

La privación de la libertad, temporaria o definitiva, representa probablemente el mayor castigo para un ser humano. No debería ser agravada por las condiciones precarias que el sistema de prisiones brinda para su cumplimiento.

 

OBLIGACIÓN DE TRABAJAR

Según la Ley de Ejecuciones Penales brasileña  todos los presos deben trabajar, lo que no es una opción sino una obligación.

El ocio permanente en un ambiente de promiscuidad, que reúne a los presos primarios con cortas condenas con criminales condenados a largos años de reclusión, en un ambiente limitado y frecuente deshumanizado, como sabemos genera consecuencias imprevisibles y muchas veces irreparables.

La formación escolar y profesional, la ocupación útil a través del trabajo y de su remuneración, la actualización cultural a través de los medios hoy fácilmente disponibles, y la práctica de deportes, general resultados que NO son atenuantes de la privación de la libertad, pero permiten el equilibrio psicológico y la manutención de la dignidad inherentes a la naturaleza humana.

Estas actividades son, por lo tanto, elementos indispensables en la rehabilitación de las personas para su reintegración social. Ya en el Siglo XVIII Jean Jacques Rousseau consideraba necesario “abrir escuelas y cerrar prisiones”

En cuanto a la ocupación física y profesional de los reclusos, el Estado puede y debe aceptar trabajar junto con quienes pueden colaborar en la tarea, como las empresas de Seguridad Privada especializadas en esto y en las industrias dispuestas a instalar oficinas y líneas de montaje de sus productos en las propias penitenciarías. También pienso en el servicio prestado por voluntarios de distintas confesiones religiosas, clubes de servicio, clubes deportivos, etc.

Esto en Brasil ya es una realidad, aunque una realidad reciente cuyos resultados efectivos deberán ser estudiados a mediano y largo plazo. mientras tanto, ya es posible analizar la capacidad de recuperación humana que se produce.

El Dr. José Tavares, iniciador de la participación privada en la administración de presidios, buscando la rehabilitación social por el trabajo, dice: “si hoy recuperamos hasta la basura, ¿cómo no hacerlo con los seres humanos?.

Secretario de Justicia del Gobierno del Estado de Paraná en Brasil, visitó presidios en otros países para conocer de modo directo los ejemplos de unidades penitenciarias con administración participada entre el Estado y las empresas de seguridad Privada, en las que los reclusos tienen responsabilidades de  trabajo productivo y rentable, además de otras ocupaciones relacionadas con la manutención del propio presidio.

 

LA EXPERIENCIA DEL PRESIDIO DE GUARAPUAVA

Estimulado por la observación directa, el Dr. Tavares desarrolló la primera experiencia en el estado de Paraná, a partir de una cárcel construida con ese objetivo específico en la ciudad de Guarapuava, llamada “Penitenciaria Industrial de Guarapuava” y que tiene un área de 7,177m2, con capacidad para 240 detenidos.

Celebró contrato con una industria de muebles digna de confianza, “Azulbrás”, que instaló en esa cárcel una unidad de producción con 1,500 m2 de superficie, en la que son instruidos y trabajan 140 reclusos.

Estos reclusos reciben un salario mínimo mensual, y por cada tres días de trabajo se benefician con una reducción de un día en la pena a la que fueran condenados por la Justicia.

Las empresas de seguridad Privada “Pires Serviços de Segurança” y “Metropolitana Serviços de Segurança” formaron la empresa “Humanitas”, específicamente dedicada a los servicios administrativos y de seguridad interna en presidios.

 

LA ORGANIZACIÓN DEL PRESIDIO DE GUARAPUAVA

La Secretaría de Justicia nombra al Director y Subdirector del presidio.

La Policía Militar del Estado de Paraná es responsable por la seguridad externa del presidio.

Humanitas promovió la previa formación profesional específica para 150 “Agentes de Disciplina Penitenciaria” a través de un curso diseñado especialmente en el CFAPP.

Todos los candidatos seleccionados y que aprobaron el exigente curso entraron en funciones al ser inaugurada la Penitenciaría Industrial de Guarapuava, en noviembre de 1999.

Humanitas es responsable por todas las actividades de la penitenciaría: seguridad interna, asistencia social, médica, psicológica y jurídica.

Los reclusos que no trabajan en la unidad constructora de muebles tienen ocupación en la cocina, la panificadora, la lavandería y la limpieza de las celdas.

La Penitenciaría Industrial de Guarapuava es hoy un ejemplo de calidad en el trabajo conjunto entre los sectores Público y Privado. Y aunque los reales beneficiarios son los prisioneros, la sociedad también se beneficia por la real recuperación que se logra con el trabajo y con el ejemplo.

 

LOS RESULTADOS POSITIVOS DE LA CÁRCEL PRIVADA

Otras dos cárceles, similares en estructura y objetivos con la Penitenciaría Industrial de Guarapuava, serán inauguradas próximamente.

Y además de esto, el Estado brasileño de Paraná es un ejemplo de calidad en el respeto al condenado a penas de prisión en su sistema carcelario.

En la Penitenciaría Central del Estado, 10%  de los internos concluyeron la enseñanza media. En los presidios estatales fueron realizados, en 1998, 58 cursos profesionales, de los que se beneficiaron 784 presos de un total de 4,400.

De este total el 72,1% trabajan, y son remunerados con un salario o con la venta de los productos que fabrican.

Con estas iniciativas, ya pueden verse los resultados positivos:

- La erradicación de la ociosidad perniciosa

- El fin de la tensión personal en la relación entre prisioneros y de estos con los responsables del presidio

- La creación y manutención de hábitos saludables de convivencia, que predisponen para la vida en sociedad

- La reducción de penas, por méritos reales

- La reducción del gasto público en el sistema penitenciario

- La definición de una nueva actividad concreta para las empresas de Seguridad Privada en brasil, respetuosas de la calidad de los contactos que establecen

- La aceptación pública, con confianza, de los egresantes del sistema penitenciario.

 

EL FUTURO DE LAS CÁRCELES PRIVADAS

Lo hecho es positivo, pero falta mucho más aún por realizar venciendo la incredulidad. De todos modos, como dijera recientemente la Directora del Departamento Penitenciario nacional del Ministerio de Justicia de brasil en una reunión en FENAVIST, es importante la participación efectiva de la Seguridad Privada en el proceso de humanización y modernización competente del Sistema Penitenciario brasileño.


 

 

 

Vea más artículos para la reflexión profesional en

 http://www.forodeseguridad.com/artic/reflexion.htm

 

 

 

Usted está en http://www.forodeseguridad.com/artic/reflex/ref_8024.htm

Incorpórese a este Foro profesional •  Capacítese en seguridad  •  Reciba gratis nuestro Boletín